El nacimiento de mi hijo en los años 60 creaba mucha incertidumbre
6 octubre, 2017
Día Mundial de la Parálisis Cerebral
3 noviembre, 2017
Mostrar todo

AL MAL TIEMPO, BUENA CARA

Este testimonio no va a ser como todos los que se han ido publicando en esta sección del blog con anterioridad. No porque vaya a ser mejor ni peor, sino que, al menos, será diferente por el prisma desde el que se escribe.

Mi experiencia tiene otro punto de vista puesto que mi labor en ASPACE Sevilla no es la que se acostumbra a ver en esta asociación, no trabajo como monitor o soy trabajador social. Mi nombre es Joaquín y, de hecho, aún no he terminado mis estudios universitarios por lo que estoy en prácticas. Mi carrera, a priori, no tiene mucho que ver con las actividades que se realizan en el mundo ASPACE: soy estudiante de periodismo y por lo tanto, mi punto de vista de este colectivo era totalmente distinto al del resto de trabajadores o, por lo menos, a la mayoría.

Yo no tenía ni idea de lo que era ASPACE Sevilla y había tenido muy poca relación con la parálisis cerebral. Por lo tanto, cuando el pasado mes de septiembre comencé las prácticas, iba con miedo y temor por lo que me podía encontrar, con la incertidumbre de no saber qué me iba a encontrar allí y, encima de todo, era la primera experiencia laboral de mi vida. Los primeros días, no lo voy a negar, fueron duros porque en este lugar todo está abierto a la sorpresa pero, poco a poco, me fui adaptando al sitio, a quienes conviven en él.

Pasa el tiempo y te das cuenta que la felicidad está al alcance de todos: sales al mundo, al día a día en las calles de Sevilla, y ves a la gente que se viene abajo por cualquier chorrada como el móvil, los estudios o las redes sociales y demás, pero, cuando entras por la puerta de ASPACE Sevilla todo se queda atrás, ves a gente que es feliz a pesar de todas las adversidades y los obstáculos que te pone la vida, en este caso, elevados a la enésima potencia.

Pero, a pesar de todo ello,  la gente sonríe y te hace sentir bien como persona. Haces cualquier cosa insignificante que les alegra el día y te sientes lleno, una mejor persona por facilitarles la vida.

Por último, me gustaría destacar un aspecto de ASPACE Sevilla, todo el mundo te saluda a diario con una sonrisa y te hace la rutina un poquito mejor.

Joaquín, responsable de prensa de ASPACE Sevilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *