El servicio de empleo de ASPACE Andalucía consigue incorporar laboralmente a una joven con parálisis cerebral en Granada

“Tengo parálisis cerebral y he alcanzado mi sueño de trabajar de cajera de supermercados”
29 octubre, 2018
CERMI Andalucía traslada una serie de demandas sobre discapacidad al Grupo Parlamentario Socialista de cara a las elecciones de diciembre
29 octubre, 2018
Mostrar todo

El servicio de empleo de ASPACE Andalucía consigue incorporar laboralmente a una joven con parálisis cerebral en Granada

  • Andrea Medina Humanes, beneficiaria del servicio de Orientación y Acompañamiento a la Inserción de Federación ASPACE Andalucía ubicado en Granada, logró ser la primera persona con parálisis cerebral contratada por la cadena de supermercados Alcampo.

A comienzos de octubre la joven comenzó su trabajo como azafata de cajas en el supermercado Alcampo de Granada. Se trata de la primera persona con parálisis cerebral que la cadena ha incorporado a su plantilla de trabajadores. Desde el año 2013 la joven granadina formaba parte del servicio de orientación laboral de Federación ASPACE Andalucía, un programa para el acompañamiento laboral de personas con parálisis cerebral que se encuentran en búsqueda activa de empleo.

A través de este servicio, Aspace Andalucía realiza un asesoramiento personalizado  de inserción laboral a personas con discapacidad física y con especial atención a personas con parálisis cerebral y trastornos afines. Los orientadores del programa colaboran con el diseño del currículum del beneficiario, la superación de entrevistas de trabajo y formaciones que resulten adecuadas para sus objetivos profesionales, entre otras prestaciones.

Actualmente Andrea Medina Humanes comenta que se siente “muy contenta por formar parte de la empresa”. “Es una empresa con un alto compromiso para contratar a gente con algún tipo de discapacidad”, sostiene la joven. El 25 de septiembre tuvo la entrevista y a los pocos días se formalizó la contratación en Alcampo. La preselección de Andrea estuvo a cargo de la Cámara de Comercio de Granada, entidad que colaboró en el programa.

Con respecto a su primera experiencia, reconoce que sintió “inseguridad” pero todo cambió cuando empezó a “conocer a compañeros y descubrir que también tenían discapacidad”.

“Aprendí a no rendirme” puntualiza la joven, que tuvo siete entrevistas antes de conseguir el trabajo. “La gente no está lo suficientemente concienciada sobre las posibilidades que tienen las personas con diversidad funcional y no te dan una oportunidad” reconoce la usuaria del servicio de Orientación y  Acompañamiento laboral de Federación ASPACE Andalucía.

Las unidades de Orientación y Acompañamiento a la Inserción se encuentran en las localidades de Granada, Jerez y Málaga, y son financiadas por el Servicio Andaluz de Empleo de la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio.

¡Accede aquí al testimonio completo de Andrea!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.